Tratamiento para Sudoración Excesiva (Hiperhidrosis) en Lima

La toxina botulínica consigue eliminar los síntomas de la hiperhidrosis en apenas una semana y es una alternativa eficaz a la laparoscopia, según la experiencia de la Dra Maria del Carmen Martinez Velezmoro, cirujano plastico certificado, Lima, Peru. Se ha incorporado un nuevo tratamiento con toxina botulínica para los pacientes con hiperhidrosis, un trastorno relacionado con la disfunción del nervio simpático que provoca un exceso de sudoración, afectando sobre todo a las glándulas sudoríparas de la palma de la mano, planta de los pies y las axilas. Se han destacado “los buenos resultados” obtenidos en los primeros pacientes que han recibido esta medicación alternativa a la cirugía para tratar “una dolencia que no tiene trascendencia médica, pero sí importantes consecuencias sociales”. Hasta ahora, los casos más severos eran operados cuando fracasaban otras opciones terapéuticas, pero la reciente incorporación de la toxina botulínica ha posibilitado que a estos mismos pacientes se les corrija su problema sin verse obligados a pasar por el quirófano. Esta sustancia se aplica por medio de inyecciones locales y bajo anestesia troncular o sedación en las hiperhidrosis palmares y sin anestesia cuando las zonas afectadas son las axilas. “Tras su administración, los síntomas remiten en una semana. No obstante, la sudoración vuelve a ser abundante a los ocho meses, por lo que es preciso volver a inyectar la toxina botulínica”. El paciente hiperhidrótico tiene una mala regulación de la temperatura corporal: su organismo detecta de forma errónea que la temperatura es más elevada de lo normal y activa el mecanismo de sudoración para enfriar el cuerpo. El sudor se desencadena por aumento de la temperatura ambiental, ejercicio físico, estrés y comidas ricas en especias, y lo usual es que se presente durante el día y se reduzca en la noche. La piel de las zonas afectadas suele ser rosada o blanco azulada y en los casos más graves puede estar macerada, fisurada o descamativa.

Laparoscopia y otras vías Entre el 80 y el 90 por ciento de los casos de hiperhidrosis pueden eliminarse con laparoscopia, si bien es una intervención más agresiva y con mayor riesgo que la inyección con toxina botulínica. Además, aunque en escasas ocasiones, este tipo de cirugía genera lo que se denomina una hiperhidrosis compensadora. Es decir, se solucionan los problemas de sudoración en la zona afectada pero se intensifican en otra. Antes de proceder con estos abordajes, los pacientes con hiperhidrosis localizada en manos y axilas prueban con otros menos invasivos como “la aplicación tópica de antisudorales, compuestos por sales minerales. Y si no remite, se utiliza la iontoforesis”. Este último dispositivo bloquea la sudoración con sustancias que se transmiten a partir de una corriente eléctrica a través del agua y resulta efectivo en el 60 por ciento de los casos. Para su aplicación, que puede realizar el paciente en su propio domicilio, son necesarias varias sesiones semanales prolongadas en el tiempo de forma intermitente. “La necesidad de dedicarle tiempo hace que muchos enfermos terminen por rechazar su uso”.

Escríbenos

Por favor llene los campos correctamente
Para prevenir correa basura (spam), por favor resuelve la equación. =

Web Marketing powered by Ceatus Media Group